Logo Banner Onix C.B.
HISTORIA
NACE EL ONIX C.B.
 
 
 
Ya ha pasado un año desde que el ONIX C.B. empezó su andadura como club, el final ya lo conocemos todos, pero ¿cómo empezó todo esto? Muchos no sabrían responder, otros tendrían diferentes versiones que se aproximarían más o menos a la realidad, por eso voy a intentar explicarlo de la mejor manera posible para que se entienda, aunque  a veces, aun sabiendo el porqué, sigo haciéndome la pregunta. 
 
A veces las cosas más complicadas o aparentemente más complicadas surgen de las cosas más simple, me explico, crear un club no es  fácil, salvo que uno quiera realmente hacerlo y ponga todos los medios disponibles en conseguirlo, pero la idea de crearlo es mucho más compleja, nadie va por ahí y un día porque sí dice voy a crear un club, pero en nuestro caso es algo de lo más extraño y particular. 
 
Después de esta introducción, voy a contaros una pequeña historia: 
 
Allá por el mes de Abril de 2007 me llega un mensaje de alguien que no sabía quien era y sigo sin saberlo, pero lo importante era su contenido: “Reunión en el Tizzio a las 21.30 para ver lo de la despedida de Iván (mi cuñado)”.  Estuvimos en esa reunión, amigos, cuñados, hermano, compañeros,… Estuvimos hablando de todo lo que podíamos hacer, dónde, cómo y cuándo. 
Después de unas semanas llegó el día de “La Despedida” y al final fuimos a “EL POR FIN”, conocido por todos vosotros, a comer y el que pudo a cenar. No hace falta que os explique los detalles de la misma, pero a ciertas horas de la noche cuando el estado físico y mental empieza a estar un poco distorsionado no sé como salió el tema del baloncesto en Onil, una de mis mayores pasiones, junto a la música. 
Estuvimos hablando un rato cuando de repente se unió a la conversación un tal TITO KAR, el cual tras un rato me dijo a mí  delante de 2 o 3 personas más: “perqué no fem un euipo de baloncesto en Onil i juguem la lliga”. Yo a esas horas y después de todo el día y parte de la noche, la primera impresión es la que a cualquier persona le hubiera venido a la cabeza: “Este tío flipa, ¿me lo está diciendo en serio?, bueno estamos de despedida, es normal que se digan cosas como estas. Le digo que sí y me deja tranquilo, le digo que no y se acabó  o le digo ya lo hablaremos que hoy no es el día”. 
Bueno pues en un principio elegí la opción de ya hablaremos, por ser la más salomónica, pero con forme pasaba la noche venía la gente y me decía ¿vais a crear un club nuevo de baloncesto?. Imaginaros cómo me quedaba yo que no había dicho que sí, si bien es cierto que tampoco había dicho que no. Pues con todo esto la frasecita “fem un equipo de baloncesto” fue cogiendo forma y más tarde fuerza. 
Pasaron unos meses y cada vez que nos veíamos (una por semana mínimo) Kar me recordaba que teníamos que crear el equipo. Si tengo que ser sincero yo creía que en pasar la despedida se le pasaría y no me diría nada más del tema.  
Pero fue a partir de mitad del mes de junio cuando empezó a despertarse algo dentro de mí y esa idea empezó a ilusionarme, el poder jugar a baloncesto después de 7 años retirado, el poder jugar a lo que siempre me ha gustado, el baloncesto, y sobretodo poder superar el mal trago por el que estaba pasando, ya que hacía 1 año que me habían dicho que no podía tocar más la trompeta si no me operaba, y todavía no lo tenía muy superado. Fue entonces cuando me lo tomé en serio y junto a Kar empezamos a hacer reuniones para hablar de  todos los aspectos que hacían falta. 
Cuantas más reuniones hacíamos más pegas nos salían, si no era una cosa era otra, pero lo que veíamos era que se nos echaba el tiempo en cima y no teníamos la documentación necesaria para hacerlo, no sabíamos que jugadores iban a jugar y los que nos habían dicho que sí no sabíamos si todavía se lo creían. 
El final de esta historia ya lo conocéis, aunque se presentó todo el último día y hubo que realizar un duro trabajo, la recompensa fue muy superior a todo esto. 
 
FIN. 
 
Como os he dicho anteriormente, las ideas a veces salen de los sitios que uno menos se espera y ponerlas en práctica es cuestión de ponerle ganas y hacer todo lo posible para que así sea. 
 
Carlos Ribera 
Presidente ONIX C.B.